¡Efectos de no dormir bien!

¡Efectos de no dormir bien!

Dormir poco tiene graves consecuencias sobre la salud, ya que altera las funciones del organismo, y reduce la esperanza de vida, la consolidación de memoria o el estado físico de las personas. Dormir mal puede propiciar la falta de concentración o atención, así como en el estado de ánimo de una persona. Con el tiempo pueden desarrollar ansiedad y depresión de ahí la importancia de tener una buena higiene del sueño, ya que este no se recupera por muchas horas de siesta que nos echemos o por levantarnos más tarde.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Cuando dormimos poco se acumula un cansancio que a la larga puede pasar factura. es necesario tener siempre en cuenta que un cerebro cansado es un cerebro disminuido y que aquellos individuos que duermen menos tienen más torpeza mental, por lo que cometerán más errores que las personas que descansan adecuadamente. “La falta de sueño afecta al cerebro generando un bajo rendimiento.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Los trastornos del sueño son un factor de riesgo importante que provocan todo tipo de dolencias, que van desde la obesidad hasta enfermedades cardiovasculares. Si realmente uno duerme mal porque tiene apnea del sueño o algún otro trastorno, puede sufrir un riesgo cardiovascular e incrementar el riesgo de padecer un infarto cerebral.

Asimismo, cuando dormimos poco las defensas bajan y nos volvemos más débiles, por lo que somos más propensos para algunos  virus o bacterias debido a que nuestro sistema inmunologico no tiene fuerzas para hacerles frente

De la misma manera, hay estudios que demuestran que dormir poco influye en el metabolismo de las personas, ya que al tener menos horas de sueño se las pasan comiendo. “Las personas narcolépticas tienden a ser obesos y los que padecen apnea del sueño generalmente obesos.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

El responsable de la Unidad del Sueño apunta la necesidad de adquirir y enseñar una higiene del sueño tanto para los adultos como para los menores. “Es importante adoptar unos hábitos del sueño. Hay que saber que la cama se utiliza sólo para dormir y no para hacer otras actividades. Si no me duermo tengo que salir de la cama e incluso de la habitación, si permanezco en la cama dando vueltas el cerebro aprende que en la cama se está despierto”. La ingesta de alcohol, bebidas energéticas o con cafeína, acostarse a diferentes horas, tener las luces encendidas dificulta una buena higiene del sueño. Asimismo, tampoco es conveniente hacer ejercicio antes de acostarse. “Cuando uno se va a dormir se produce un descenso de la temperatura corporal, lo que facilita el sueño, pero si hacemos deporte por la noche, la temperatura corporal se incrementa lo que producirá que nos cueste dormir”

Comentar

Pin It on Pinterest