Estas son todas las zonas del cuerpo que son orgásmicas

24

PIES
No es un gusto de todos, pero un masaje de pies o una chupada de dedos puede
activar una zona del cerebro adyacente que conecta con la estimulación genital. Eso explica por qué algunas personas tienen fetiches con los pies.

Pídele a tu pareja que frote la parte en la que te apoyas cuando te encuentras de puntitas para descubrir cómo se siente.

DETRÁS DE LAS RODILLAS

Un punto ignorado con frecuencia, esta zona disfrutará mucho de un beso o una caricia de tu amado. Pero también es muy cosquilluda, así que ten cuidado, no vayas a reaccionar con un rodillazo.

CÉRVIX

Tu cérvix (hasta arriba de tu canal vaginal, cerca de la apertura de tu útero) es un punto excitante por su proximidad al nervio vago, un camino que lleva al cerebro toda la información que pueda ocasionar un clímax intenso.

Si no pueden llegar a él (el canal vaginal mide en promedio 9 cm, pero se estira con la excitación) prueba un vibrador interno, como el Abby G.

URETRA

Debido a la forma del clítoris, rodea tres lados de tu uretra (donde orinas… y no, no estamos hablando de un orgasmo de pipí). Tocar aquí cuenta como un clímax clitoral, aunque es más por contacto indirecto; dos tercios de las mujeres lo prefieren así.

CLÍTORIS

Es el hogar en forma de fusible con 8,000 terminales nerviosas que se extienden por medio de los labios y hasta tus partes internas, haciéndolo el causante de la mayoría de los orgasmos. Debes probar movimientos de arriba hacia abajo en tu punto C externo con tus dedos o un vibrador bala, o bien, elige una estimulación más directa frotando tus labios.

 

VAGINA

El pene dentro de tu vagina estimula la pared del canal vaginal junto con tu punto G, una zona del tamaño de una moneda. Aunque éste está repleto de terminales nerviosas, sólo 18% de las mujeres reportaron orgasmos con uso exclusivo de la penetración vaginal.

Sin embargo, durante el foreplay, tu pareja puede masajear esta área de manera provocativa con un dedo mientras presionas con gentileza tu abdomen para crear una sensación de placer que ocasione un gran clímax.

TRASERO

Tu booty tiene toneladas de terminales nerviosas, por lo que puede ser el protagonista, aunque sea bastante sensible. Procede con cautela: comienza despacio, practica con lo que se siente bien y utiliza mucho lubricante si insertas algo (el ano no lo es como la vagina).

ABDOMEN

Diez por ciento de las mujeres han reportado sentir un orgasmo más profundo cuando se ejercitan, según un estudio (entre las rutinas más comunes donde se fortalece el abdomen son las escaladas y el levantamiento de peso).

Al momento de hacer ejercicio, incrementas tu flujo sanguíneo en todo tu cuerpo, pero algunos movimientos también suelen activar tus músculos pélvicos que se contraen cuando llegas al clímax.

PECHO

Sí, suena raro, pero los gurús espirituales creen que acceder a la energía del “centro de tu corazón” a la mitad del torso (no es tu corazón en sí) puede causar una sensación de liberación.

Durante el sexo, alterna caricias en tu vulva y tu pecho y, mientras inhalas, imagina jalar la energía de tus genitales hasta que se acumule y se libere en una avalancha de placer en el área de tu escote. Esto puede crear una conexión emocional más profunda con tu pareja

 

PEZONES

Cuando los chupan o pellizcan con suavidad, ellos se erectan y encienden el
centro de placer de tu cerebro de la misma manera que lo hace la estimulación
genital. Jugar con los pezones puede causar contracciones uterinas que te ayudan a alcanzar el clímax.

73% de las mujeres reportaron que la estimulación clitoral durante el sexo es necesaria para alcanzar un orgasmo o hacerlas sentir algo extra. Esta combinación de activar los puntos G y C es lo que conocemos como la mezcla perfecta. Consíguela excitando tu clítoris durante la posición de misionero.

PUNTA DE LOS DEDOS

Las yemas de tus dedos están cargadas de nervios, úsalas a tu favor haciendo que tu pareja los succione con poca fuerza o presiona tus puntas contra las suyas en un movimiento íntimo, que seguro fortalecerá su lazo.

 

LABIOS

Aunque sólo unas cuantas mujeres han alcanzado el orgasmo por dar un blowjob
(¿quiénes son estas mujeres?), es cierto que tu boca es una de las partes con más concentración de nervios. Varía entre los besos, pasar la lengua por sus labios y viceversa para incrementar la sensación.

 

CUELLO

En una encuesta reciente, las mujeres clasificaron la nuca como una mejor zona erógena que los senos (los hombres también mencionaron al cuello como particularmente erótico). Invita a tu pareja a pasar tus o sus dedos por ella, y alternar con besos o chupetones

 

OREJAS

El puente entre tu lóbulo y la punta de tu oreja es el pabellón auricular,
si lo incitan lograría ponerte la piel de gallina. Cuando alguien lame tus lóbulos también puede hacerte pensar en otros lugares en los que debería pasar su lengua.

 

MUÑECAS

La piel delgada en la parte interior de tus muñecas también es un punto de placer, ya que es una área demasiado sensible para algunas. Haz que tu pareja bese o amarre con delicadeza una bufanda alrededor de ellas durante el foreplay.

 

CEREBRO

Fantasear acerca de un encuentro erótico activa la zona asociada con los orgasmos y envía oxitocina por medio de tu sistema. Por esta misma razón, los
expertos llaman a la mente el órgano sexual más poderoso, ya que muchas mujeres pueden alcanzar orgasmosmentales, ya que el 37% suele llegar al
clímax mientras duerme.

Comments

comments




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *