Search

Esto es en lo que los millennials gastan su dinero

27

Fitness, belleza, viajes, experiencias… los millennials son la generación que lo sabe todo sobre gastar y nada sobre ahorrar.

 

Millennial que se respeta se encuentra afligido por sus finanzas 24/7, debatiendose entre el eterno“necesito ahorrar, pero quiero viajar”. Todo esto, mientras disfruta de su dosis diaria de Starbucks y trata de combatir su adicción a las compras por internet. Y esto viene de la boca de una millennial en esta situación (¡presente!). La realidad es que, llevar una vida económicamente estable es prácticamente imposible mientras intentas disfrutar de ella viajando, haciendo ejercicio, cuidándote, divirtiéndote etc. Mi fluctuante estado bancario (y el de mis amigas, porque sí, todo mi círculo social sufre por lo mismo) me ha llevado a preguntarme: ¿todos los millennials gastamos en lo mismo? Porque según mi feed de Instagram, sí.

La cosa está así: somos la generación que quiere disfrutar de la vida. Gastamos en pequeños detalles que nos ayudar a mejorar nuestro lifestyle y, por supuesto, en experiencias. Según un estudio desarrollado por Charles Schwab, el 53% gasta en taxis y Ubers, el 60% en cafés que cuestan más de 4 dólares, el 76% en gadgets, el 69% en prendas que no necesita, el 79% en comer en los restaurantes de moda y el 73% en ir a un concierto u otro evento de entretenimiento. Estas cifras muestran que la mayor parte de los gastos de un millennial se van a comodidades y conveniencias. Es decir, preferimos disfrutar de nuestros ingresos, más allá de invertirlos. Queremos vivir una buena vida, y para ello es más fácil pensar en el presente que en el futuro.

Este mismo estudio reveló que la gran mayoría de los jóvenes pertenecientes a esta generación tienen menos de mil dólares en sus cuentas de ahorros, mientras que una significante cantidad ni siquiera tiene una. Lo que se resume a que los hábitos de gasto explican la falta de ahorros. 

Multiethnic Group of People Social Networking at Cafe

 

Otro estudio realizado por MyProtein UK, reveló que, al menos en el Reino Unido, los millennials gastan cerca de 200 dólares mensuales en salud y fitness. ¿Te parece demasiado? Comienza a hacer la cuenta de cuánto inviertes en clases de yoga, Síclo, Beatbox, Commando, etc. Y a eso súmale los açaí bowls del desayuno, smoothies, proteínas, superfoods, consultas con tu nutriologo, monitores de actividad, etc. ¿Te ha sorprendido la suma? Pues en este mismo rubro deberíamos de agregar todo aquello relacionado a bienestar y belleza, así que comienza a sumar lo que gastas en cremas, limpiadores, champús, sueros, tónicos, maquillaje, etc. Podemos apostarte que, si no superaste la cifra de 200 dólares, al menos la igualaste. 

Esto quiere decir que un millennial prefiere invertir en su salud y estilo de vida, antes que comprar un coche o una casa. Y aquí está la otra gran diferencia: prefieren gastar por servicios de fitness on demand, que en una membresía anual de una gimnasio con contrato incluido. De ahí el éxito del actual formato de los estudios fitness. Nuestro mentalidad es la siguiente: preferimos pagar por clase (o comprar un paquete de diez clases que pueda usar cuando yo quiera), a atarnos a un sitio por tiempo definido. ¿Por qué? Porque entonces, aun cuando en realidad resulte más caro, estaremos sintiendo que nuestro dinero está siendo mejor aprovechado. Además de que podremos interrumpirlo cuando nos plazca (para hacer un viaje, por ejemplo), sin estar desperdiciando un servicio que ya fue pagado. 

El siguiente gran gasto de los millennials es en comida. Ya sea en despensa, o en restaurantes. Así está la cosa: cuando acuden al supermercado a hacer despensa, buscan productos orgánicos y que sean coherentes con su estilo de vida. Porque seamos sinceros, un millennial no va a comprar productos con azúcar añadida, procesados y con colorantes, y esto frecuentemente se traduce a costos más elevados. Sí, al parecer llevar un estilo de vida “heatlhy” es más caro de lo que parece. De igual forma, cuando sale a comer, busca la misma clase de oferta. Y adicionalmente a un menú de calidad, también quiere vivir una experiencia nueva; así que busca lugares con una ambientación distinta, música en vivo o ubicaciones inesperadas. Lo que nuevamente se traduce a un costo más elevado.

Lo mismo sucede con el resto de los gastos. Conciertos, eventos, viajes, viajes y más viajes. Con sueldos cada vez menos competitivos, el millennial responde a una generación que se ha dado cuenta que comprar una casa es cada vez más difícil, pero viajar cada vez es más fácil. Que gracias a servicios como Uber y Airbnb ha descubierto que las redes sociales y los smartphones son una herramienta para una vida más cómoda y quieren formar parte de ella. ¿La consecuencia? Somos la generación que lo sabe todo sobre gastos, pero nada sobre planeación a largo plazo. 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *