Las hormonas que necesitas controlar si quieres quemar grasas

30

Insulina

La insulina es la hormona que más conocemos, o al menos la que más escuchamos. Su función es ante todo estimular el anabolismo, por ello, cuando buscamos hipertrofiar estimular su presencia puede ayudarnos a crear músculo siempre y cuando tengamos a nuestra disposición en ese momento proteínas y no azúcar, grasas o alcohol.

Por ello, la insulina no es buena en exceso, es decir, cuando se eleva en grandes cantidades en sangre promueve el almacenamiento de grasas y su incremento sostenido en el tiempo puede dar origen a enfermedades metabólicas varias, como por ejemplo, la obesidad.

El principal estímulo para que la insulina se libere es la glucosa en sangre, por ello, el consumo de azúcares simples, harinas refinadas o una gran cantidad de hidratos de carbono de fácil digestión como puede ser un consumo elevado de pan blanco, puede elevar bruscamente la insulina y favorecer el almacenamiento de grasas.

Para lograr el efecto contrario, es decir, para quemar grasas, lo mejor es incluir hidratos complejos, con fibra, difíciles de digerir, en formato integral, así como alimentos y platos de índice glucémico reducido y también, de baja carga glucémica.

Es decir, si quieres quemar grasas es importante evitar todo aquello que contenga azúcares añadidos, cualquier azúcar libre, así como cualquier cereal refinado o harina refinada y sus derivados.

Hormona de crecimiento

Es una hormona de gran importancia si queremos lograr un cuerpo en forma, pues no sólo ayuda a ganar músculo sino también favorece la quema de grasas a mediano- largo plazo.

Para su control es importante saber que la insulina y las comidas ricas en azúcares o alimentos de alto índice glucémico la reducen así como también, el estrés y el mal descanso nocturno. Por su parte, las proteínas y un entrenamiento de alta intensidad elevan sus niveles en el cuerpo.

Catecolaminas

Son hormonas lipolíticas por excelencia, es decir, que favorecen la quema de grasas cuando están presentes en el organismo. Son precisamente una de las hormonas que más se activan cuando comenzamos a entrenar o ante momentos de alerta en que el sistema nervioso es estimulado.

Así, todo lo que estimule la actividad del sistema nervioso (simpático y parasimpático) favorecerá la liberación de estas hormonas que elevan el metabolismo e inician reacciones que culminan quitando grasa almacenada en el cuerpo.

Cortisol

El cortisol es la hormona del estrés, presente por un período corto de tiempo (por ejemplo cuando entrenamos intenso 5 minutos) ésta no ocasiona ningún problema sobre la salud sino que por el contrario, puede ser de ayuda. Sin embargo, cuando el cortisol permanece elevado por un largo período de tiempo en nuestro cuerpo, produciendo un estrés crónico, la quema de grasas se detiene, se reduce considerablemente y por el contrario, se promueve el almacenamiento de grasas.

Así es como el estrés puede hacernos engordar y por ello, deberíamos reducir los niveles de cortisol en el cuerpo si queremos quemar grasas.

Leptina y grelina

Leptina y grelina, son hormonas no liberadas principalmente por glándulas sino por órganos de importancia en el control del peso y la composición corporal tales como tejido adiposo y estómago, respectivamente.

La leptina es una hormona que produce saciedad y estimula el gasto calórico, mientras que la grelina produce el efecto contrario y ambas en equilibrio dan como resultado un buen metabolismo que nos ayuda a lograr un peso sano y evitar la acumulación excesiva de grasas.

 

Comments

comments




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *