0:00
 

Recuperan en Ámsterdam el cuadro robado de Pablo Picasso

Recuperan en Ámsterdam el cuadro robado de Pablo Picasso

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Cuando fue robada, la obra tenía un valor de unos 4 millones de euros; ahora, su precio está en torno a 25 millones de euros.

 

 

El cuadro “Busto de Mujer”, del artista español Pablo Picasso, fue encontrado en Ámsterdam, después de pasar por al menos 20 manos durante las últimas dos décadas tras ser robado en 1999, según afirmó este martes el investigador de arte holandés Arthur Brand, quien encontró el lienzo.

 

El investigador llevaba detrás de la pista del lienzo desde 2015, pero incluso él, un detective de arte con una larga experiencia, lo había dado por perdido: “Cuando un cuadro desaparece totalmente durante tantos años es porque sus ladrones no han podido venderlo y apuestan por destruirlo para quitarse de problemas“, relata.

 

La pintura era propiedad de un jeque saudí, Abdul Mohsen Abdulmalik, que lo adquirió en los ochenta en la galería Pace de Nueva York por una cifra no confirmada, pero cuando fue robado de su yate en Francia tenía un valor en el mercado de 4 millones de euros.

 

El propietario ofrecía una recompensa de 400.000 euros, pero tras perder la esperanza de encontrarlo, recibió 4 millones de euros de la compañía de seguros y ahora esta tiene el lienzo en su propiedad en Ámsterdam.

 

Un experto en arte estadounidense se encuentra en la capital holandesa analizando el cuadro para verificar su estado antes de ofrecérselo de nuevo a Abdulmalik, quien recuperaría una obra valorada actualmente en 25 millones de euros en subastas.

 

Yo estoy muy emocionado. Hablamos del artista más grande del siglo XX y esta era una de sus obras más importantes y su favorita, porque ni la firmó ni la quiso vender. La tenía guardada en su casa hasta que se murió“, explicaba Brand, un enamorado del arte español, que persigue por todo el mundo.

 

 

Un retrato de Dora Maar

 

Busto de mujer” es un retrato a la pintora Dora Maar, pareja de Picasso en los años treinta y cuarenta, y el artista español lo pintó en 1938, un año después de su pintura más famosa, el “Guernica“.

 

 

A tenor de su experiencia buscando arte, Arthur Brand asegura que en un 10% de los casos queda algo de esperanza porque los ladrones se lo entregan a alguna mafia para saldar deudas y el lienzo empieza a pasar de manos, un mínimo de veinte en el caso de este Picasso, según las pistas que tiene Brand.

 

En 2015, el investigador escuchó por primera vez que el cuadro estaba circulando por los bajos fondos de Ámsterdam y que en 2002 había sido entregado como garantía a una mafia que trafica con drogas y armas. Contactó con la Policía francesa y la holandesa, pero como el caso ya estaba cerrado en Francia, dice, no hubo reacción.

 

Hace unas semanas, supo que un comerciante lo había comprado sin saber de qué se trataba y cuando se dio cuenta de que era robado, contactó con el entorno de Brand en busca de consejos, pero en un principio el marchante tampoco lo quiso entregar por miedo a cargar con los problemas legales de tener un cuadro que había sido sustraído.

 

Sabíamos que él no tenía nada que ver con el robo. Investigar tampoco tenía mucho sentido, jamás llegaríamos a los ladrones porque el lienzo ha cambiado de manos muchas manos en este tiempo. Así que hemos llegado a un trato: él me entrega el cuadro y no habrá investigación“, cuenta el holandés, emocionado, tras sumar un gran hallazgo más a su larga reputación.

 

El lienzo de Picasso nunca ha estado en una exposición y muy pocos lo han podido disfrutar, pero quien sí lo ha hecho ha sido Brand, que lo admiró toda la noche en su casa, mientras esperaba que la compañía de seguros, ahora su propietaria oficial, lo viniera a recoger a primera hora de esta mañana.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Este no es el primer gran hallazgo español de Brand. El pasado enero encontró dos piedras visigodas robadas en 2004 de la ermita de Santa María de Lara (Burgos), después de nueve años de búsqueda por toda Europa. Estaban olvidadas y expuestas a la lluvia en el jardín de la casa de una familia británica adinerada.

Comentar

Pin It on Pinterest