Tu difusor de aromaterapia podría perjudicar la salud de tu mascota

Tu difusor de aromaterapia podría perjudicar la salud de tu mascota

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Aunque los aceites esenciales y difusores se han convertido en la manera perfecta de hacer que tu casa huela bien mientras además experimentas de los beneficios de la aromaterapia, hay una razón importante para considerar ponerlos o no (solo en el caso de que vivas con tu mascota).

 

Los perros y gatos tienen diferentes sensibilidades a los olores que nosotros. Mientras que a nosotros nos relaja el aroma y nos aporta beneficios para la salud, a ellos puede enfermarlos, especialmente a los gatos. Y es que ni siquiera tienen que ingerir el aceite o estar cerca del difusor para experimentar lo efectos secundarios negativos.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

 

Cualquier cosa que difundas en casa tiene un riesgo de toxicidad potencial para las mascotas. Si ya has probado tu difusor de aceite alrededor de tu mascota y notas cualquier diferencia en su comportamiento o afección reciente esto podría tener algo que ver con tu aparato de aromaterapia. Algunos de los síntomas más comunes son más babeo que de costumbre, vómitos y diarrea.

 

La inhalación de olores o fragancias fuertes puede hacer que algunos gatos desarrollen una nariz u ojos acuosos, una sensación de ardor en la nariz/garganta, náuseas que provoquen babeo y/o vómitos y dificultad para respirar. Lo que parece ser una tos producida por una bola de pelo puede ser más bien la dificultad para respirar debido al uso de aceites esenciales. No dudes en llevarlo al veterinario si esto sucede con más frecuencia de lo normal.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

 

En el caso de los perros, estos metabolizan de manera diferente a como lo hacen los gatos y es posible que no sientan ningún efecto negativo de forma inmediata. Sin embargo, los cachorros y los más curiosos tienen más posibilidades de ingerir los aceites y causar daño hepático y/o algunas otras enfermedades. Los aceites más peligrosos para los perros son melaleuca, árbol del té, poleo, gaulteria y los aceites de pino.

 

Así que ya lo sabes, si tienes un gato, es posible que prefieras omitir los difusores y los aceites esenciales por completo. Con los perros, solo asegúrate de leer las etiquetas del aceite y de mantenerlas realmente lejos de tu cachorro.

Comentar

Pin It on Pinterest